Bienvenid@s a este espacio donde periódicamente publicaremos los resultados de las intervenciones de conservación y restauración realizadas. Muchas gracias por tu vista.
Pablo Nieto, Conservador y Restaurador de Obras de Arte.

jueves, 10 de octubre de 2013

Ntro. Padre Jesús Nazareno. Tobarra (Albacete)


La pieza fue trasladada al taller porque tenía unas manchas en la frente, las diferentes pruebas me indicaron que se trataba de repintes, los cuales fueron eliminados y las lagunas fueron reintegradas con la técnica del regatino. 



Pero lo realmente apasionante ocurrió durante los estudios previos, cuando nos dimos cuenta de este maravilloso hallazgo, la luz ultravioleta, nos mostraba un mismo estrato pictórico, realizado por Lozano Roca. Sin embargo en el interior de las manos, aparecían técnicas de trabajo distintas. 



Es por ello, que aun sin tener muchas esperanzas decidí hacer unas catas para ver que se escondía bajo la policromía original de la obra. La sorpresa fue que bajo la policromía original (Lozano Roca) se encontraban otros tres estratos pictóricos. 



¿Qué explicación podía tener este hecho? Pues en principio lo único que nos aseguraba es que la mano había sido reutilizada. Analicemos pues todos los datos que nos ofrecía esta mano: 



1. El clavo que aparece en la radiografía situado en la parte antigua y retorcido, es anterior al siglo XIX, probablemente del siglo XVII. Mientras que el clavo moderno une dos maderas distintas.

2. En la palma de la mano, encontramos la huella de un ensamble, lo cual quiere decir, que esa mano sujetaba algo, al igual que lo hace actualmente, además el ensamble se encuentra junto al moderno. (claramente tendría un doble uso). 

En la imagen que se muestra podemos diferenciar los dos ensambles y los cuatro estratos de policromías sobre la original, lo que además nos indica la antigüedad de la pieza.
 


3. Lozano Roca, aun siendo una mano más basta que las que el solía realizar, decidió no retallarla, lijarla o adaptarla a sus proporciones, lo cual indica un síntoma de respeto hacia esos restos de imagen. En la siguiente fotografía vemos el proceso de limpieza bajo la luz ultravioleta.



Tras estos estudios, queda claro, que se trata de la mano original de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Tobarra, el cual fue destruido durante la Guerra Civil, pero no por completo, ya que la mano del siglo XVII, que dio la bendición durante tres siglos, lo ha estado dando un cuarto siglo más sin que nadie supiera que se trataba de la misma, solo las personas que encargaron la nueva obra y el autor, José Lozano Roca.

Por último, además de la restauración de la pieza, la Cruz que porta la imagen fue dorada con oro fino de 24 quilates siguiendo la técnica tradicional de dorado al agua y bruñido. 

1 comentarios:

Como hermano de la Cofradía, no puedo más que felicitarte por el trabajo que realizaste.

Saludos,

José Rafael Navarro

Publicar un comentario

Gracias por participar en el blog. Al escribir, recuerda emplear un lenguaje correcto hacia las personas o instituciones a las que hagas referencia. Los comentarios que no se ajusten a lo anterior no serán publicados.